Imprimir
Visitas: 1114

0399 2018 imggbp 01

El Gobernador Francisco Ovalle Angarita está llamando la atención de la dirigencia del Cesar, así como de las gobernadoras de La Guajira y Magdalena para revisar de manera urgente los alcances e impacto del proyecto de Decreto a través del cual el presidente Juan Manuel Santos se propone redefinir la denominada 'Línea Negra', es decir, el territorio ancestral de los pueblos indígenas asentados en la Sierra Nevada de Santa Marta.

A pocos días de concluir el gobierno Santos, el Ministerio del Interior publicó en su página web el mencionado proyecto de decreto con un tiempo mínimo para la socialización, pues se fija el plazo hasta el dos de agosto, fecha en la que sería sancionado. Esto deja poco margen para que se envíen a Presidencia las observaciones y objeciones, pese a que se trata de una decisión que tendría enormes repercusiones.

El Gobernador considera que el decreto amerita mayor análisis de sus alcances, pues lo que se pretende es extender los llamados territorios ancestrales a zonas que desde hace muchísimo tiempo tienen carácter de urbano, por lo que se generaría un franco antagonismo con las competencias de alcaldes y gobernadores sobre dichos territorios.

Los territorios ancestrales quedarían demarcados por un total de 348 puntos dentro de los cuales quedan cobijados lugares emblemáticos como la colonial Iglesia de La Concepción, la Plaza Alfonso López, el Pozo Hurtado en el Río Guatapurí en Valledupar; las playas de Riohacha o la bahía de Santa Marta, pasando por cabeceras municipales de los tres departamentos.

En la práctica, afectaría la ejecución de planes de desarrollo municipales y departamentales, pues la autoridad de los gobernadores y los alcaldes estaría sometida a la autorización de las comunidades indígenas para hacer inversiones y ejecutar proyectos y obras en las poblaciones y ciudades como Valledupar, buena parte de cuyos barrios, quedarían incluidos en los espacios que el proyecto de decreto presidencial pretende cobijar como "sistema de espacios sagrados de la Línea Negra – Sheshiza”.

Con estas preocupaciones, el Gobernador Ovalle Angarita informó que contactará de inmediato a sus homólogas del Magdalena y La Guajira, así como a los recién posesionados parlamentarios, para buscar conjuntamente que al proyecto se le dé la discusión necesaria y que no se sancione con premura, pues si bien hay que proteger y defender los derechos de las comunidades indígenas, tampoco pueden vulnerarse los derechos de los demás ciudadanos.


Periodista:
Ana Patricia González